Volver
04 dic
Procrastinación:

Procrastinación:

El momento ideal no llega, las tareas se dilatan y el después forma parte de la vida de las personas ¿Por qué dejamos todo para el día siguiente, y el que le sigue, y otro más?

 

La palabra de moda: PROCRASTINACIÓN. Libros, notas, infografías y especialistas dedicados a conocer las razones por las cuales las personas, sin importar la edad, tienen el hábito de postergarlo todo.

 

Desde una tarea simple como hacer una cita con el dentista, arreglar un aparato que se rompió, hasta temas importantes en la vida de las personas,  como estudios pendientes o emprender un negocio.

 

Los proyectos y las metas son parte de la vida del procrastinador, que elige postergarlas reiteradas veces: un llamado importante, las redes sociales, una serie, una comida. El momento ideal siempre es “después”.

 

El procrastinador convive con la ansiedad y la culpa de estar haciendo algo, en un momento que debía hacer otra cosa. “El procrastinador vive el ahora, lo quiere fácil y rápido. Busca una satisfacción inmediata. No mira hacia el pasado ni hacia el futuro”, explica Tim Urban, escritor e ilustrador de Wait But Why.

 

Tim Urban hace mención de dos tipos de procrastinadores. Un primer grupo que procrastina en un ámbito contenido, porque tiene una fecha de entrega. Las tareas se irán dejando, se irán sumando, pero sea la noche anterior, el día anterior o a último minuto, la tarea es finalmente entregada. Con la adrenalina, la culpa y el pánico de no llegar a tiempo.

 

Existe un segundo grupo, en el que se podría incluir a casi todo el mundo. Las personas que procrastinan en tareas que no tienen fecha de entrega. Incluso más profundas, muchas aspiracionalmente más difíciles, donde el momento de comenzar no llega nunca. Generalmente suelen ser cambios grandes en la vida de esas personas.

 

Rita Emmett, en su divertido libro “The procrastinator’s handbook”, enuncia una irrefutable ley que lleva su nombre: “El temor a realizar una tarea consume más tiempo y energía que hacer la tarea en sí misma”.

 

Síndrome del estudiante

 

Es un tipo de procrastinación. Un concepto introducido por Eliyahu M. Goldratt, en su libro Cadena Crítica, hace referencia a la distribución del tiempo que utilizan algunos estudiantes ante una tarea asignada, en la cual pierden hasta un 66% del tiempo en su realización: “La intensidad del esfuerzo dedicado a una actividad se concentra justo antes del tiempo de entrega prometido”.

 

En su libro también hace mención a la Ley de Parkinson, en la que se explica cómo la tarea se dilata indefinidamente hasta ocupar todo el tiempo disponible para su realización.

 

Existen técnicas simples que pueden ayudar a los estudiantes a evitar la procrastinación y trabajar en una mejor utilización del tiempo, aunque el primer paso es reconocer que se es un procrastinador.

 

Fuentes: TED, Wikipedia, Cadena Crítica, The procrastinator’s handbook